entrevista

“En mi cocina, no hay guión”

César Benini, de 35 años, es el chef del programa “21 a la carta”. Nos habla de su vida, sus sueños y sobre su pasión por la cocina

El carismático César Benini te espera, de lunes a viernes, a las 11:00 de la mañana, por Canal 21. / Foto Por René Estrada.

Contenido relacionado

    Karina García

    Mar 20, 2017- 20:15

    Aunque empezó en el programa en 2010, tuvo que retirarse un tiempo del espacio televisivo, pero desde el año pasado está activo nuevamente. A pesar de su corta edad, lleva casi 17 años como chef. Su carrera le ha permitido especializarse en Francia, España, Australia, Costa Rica y hasta en los Pirineos. Hablamos con él.

    ¿Cómo se decide a ser chef?

    Yo quería ser piloto, pero no se me dio la circunstancia. Entonces, mi papá me dijo que por qué no trataba de explotar otras cualidades que tenía, y eran las habilidades en las manos. De pequeño, siempre me gustó cocinar. Y creo que, desde ahí, comenzó mi carrera.

    ¿Existe algún platillo que le guste cocinar más que otro?

    Sí, el pulpo. Me encanta su sabor, textura, composición, forma. Anteriormente, estuve sacando un pulpo a la gallega con pesto y tomates deshidratados.

    ¿Y con usted aplica la frase “En casa de herrero, cuchillo de palo”?

    Sí, aplica. Porque, por ejemplo, en mi casa, no cocino absolutamente nada. Pero, en la casa de mi novia, me toca cocinar. Así que cocino y lavo platos.

    ¿Y ella cocina?

    No, absolutamente, no.  No le gusta cocinar. No le gusta ni siquiera tocar un plato.

     

    ¿Hay algún platillo con el que queda bien con ella?

    La verdad, le gusta mucho la lasaña de queso y la pizza de queso. Le fascinan. Entonces, le hago una lasaña o una pizza con extra queso, así que le salga el hilo de queso cuando se saca con la espátula.

    ¿Qué consejo le daría a los jóvenes que quieren dedicarse a estudiar cocina?

    La cocina, realmente, no es para todos. Involucra creatividad, imaginación, soportar mucho estrés. Pero es una carrera muy divertida, muy apasionada. Y a estos jóvenes que ya dieron el primer paso, que no se echen para atrás; sigan adelante, sigan aprendiendo; traten de buscar otras puertas, donde se les pueda facilitar un poco más de estudios y conocimientos. Porque la cocina no es solamente cocinar, tiene muchas cosas detrás.

    ¿Considera que para aprender cocina habría que especializarse afuera?

    Aquí no hay una universidad formal de cocina, no existe. Aquí termina aprendiendo cocina básica, pero no una cocina realmente internacional.

    Mencione una ventaja y una desventaja de ser una figura de la televisión

    Una ventaja es que me ayudo a mí mismo, pero también a mucha gente para que vaya conociendo un poquito más de la cocina. Desventaja, no creo que tenga. Ya me están empezando a focalizar en la calle. Me dicen: ‘buenas tardes, chef’. Y yo me quedo: ‘Y cómo es que me conocen’. Pero ahí es cuando se me viene a la cabeza que estoy saliendo en un programa al aire todos los días, de 11:00 a 11:30. Es gratificante para mí y me llena de mucha expectativa. Es bonito que la gente me reconozca y me salude.

    Hoy en día se le ve muy cómodo frente a las cámaras, ¿desde el inicio fue así o experimentó nervios al principio?

    Quien me ayudó muchísimo fue el chef Roberto Pineda, el Chef Azul. Vine a integrarme con él al programa. Le digo, me temblaban las piernas. Vino un momento en que me quedé callado.  Así como: ‘¿Y hoy qué digo, qué hago?’. Entonces, Roberto me ayudó muchísimo a superar el miedo a las cámaras. Hoy lo hago con total tranquilidad.

    ¿Qué puede encontrar la gente en su programa que no hallará en otro?

    Yo enseño a cocinar; no doy recetas. En mi cocina, no hay guión, tengo libertad, puedo crear. Lo importante es que yo le enseño a la gente cómo cocinar, a hacer los procesos, tiempos; cómo picar bien la cebolla, cómo ocupar bien el cuchillo; cómo formar plataformas para que los alimentos no se les muevan; distintos cortes.

    Uno de los alimentos que más les cuesta a los principiantes es el arroz, ¿qué tip les daría para que no quede masoso?

    Lavarlo.  Se pone en un colador y se pone debajo del agua del grifo y se lava. Usted va a comenzar a ver, cuando mueva el arroz, que va a empezar a salirle toda la sémola, agua blanca. Una vez que ya no salga, está listo para cocinarse. Siempre es bueno darle una pequeña fritura previa.

    ¿Qué lugar ocupa la cocina en su vida?

    El primer lugar.

    ¿Y qué representa?

    Mi vida, mi sacrificio, mi trabajo, mi esfuerzo, mi fe; todo lo que creo, mi creatividad, mi sueño, mi estrés; pero al mismo tiempo muchísima satisfacción al saber que lo que estoy haciendo lo estoy haciendo bien. Y trato de no detenerme.

    ¿Qué otros proyectos tiene a mediano plazo?

    Pues, quiero abrir un restaurantito.  Quiero abrir mi propio negocio. Quiero enfocarme en la comida catalana. Es uno de mis fuertes, porque aparte de que estuve trabajando en Barcelona y en Tarragona, aprendí mucho de la gastronomía y me fui enamorando de esa gastronomía.

     

    TAGS:

    Contenido relacionado

      Abrir Comentarios

      Cerrar Comentarios

      Más de Chivo!